Los efectos de una caída histórica en el consumo de carnes durante la pandemia

Según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, la disminución de las ventas durante dos años consecutivos significará una caída de cerca de 5% en el consumo per cápita desde 2018.

Durante este año, el consumo de carne per-cápita a nivel global, llegó a su mayor caída en 9 años. Además, según indicó la Organización de las Naciones Unidas para la alimentación y la agricultura (FAO), la disminución alcanzó un 3% en su consumo respecto del año 2019, registrando así la mayor caída desde el 2000. El hecho genera diversidad en las explicaciones acerca de sus motivos y de sus consecuencias en las personas.

La explicación que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) le da a esta baja en el consumo de productos cárnicos, se encuentra principalmente en la pandemia mundial que se vive en la actualidad, los problemas económicos y en las limitaciones de transportes y bajo flujo de personas que demandan servicios de restaurantes alrededor del globo. Sin embargo, este no es el único factor que influye en el hecho.

También existen causas de carácter ideológico que generan una disminución que afecta a la industria. Tales como el vegetarianismo, una dieta alimenticia en la que se elimina el consumo de todo tipo de carnes y el veganismo, que limitan en su totalidad el uso o explotación de los animales para el beneficio humano. Por otro lado, el impacto medioambiental que genera la producción de alimentos cárnicos frente al de los vegetales es mayor, especialmente el de la carne de res, que tal como plantea el medio de comunicaciones uruguayo “La red 21”: “Las emisiones de la producción de carne de res son aproximadamente 10 veces más altas que las de la carne de cerdo o de pollo. Las emisiones de carne de vacuno tampoco son solo de la propia granja; también provienen del cambio de uso de la tierra, como la deforestación para hacer pasturas y de los costos de faenado, procesamiento, distribución y almacenamiento”.

Sumado a esto, existe la inseguridad respecto a comer animales, que se generó durante la pandemia debido al origen del virus, sumado a otros casos de patologías y enfermedades contagiadas por animales utilizados como alimento. Al respecto, la ONU indicó: “El 75% de los patógenos que surgieron en la última década se originó en animales y en represas. La irrigación y las granjas industriales están relacionadas con un 25% de enfermedades infecciosas en humanos”. Algunos ejemplos de esto son la denominada popularmente gripe porcina, la gripe aviar o la enfermedad de la vaca loca.

Efectos de la baja en el consumo de carne en las personas:

Si la producción de carnes baja, la contaminación el impacto medioambiental que conlleva también bajará. Por lo tanto, a nivel ecológico tiene un efecto positivo, ya que la carne y los lácteos son responsables hasta del 18% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero.

Por otro lado, el nutricionista Humberto Jorquera, afirma que: “La caída del consumo de carne es positiva para la salud porque por un lado se generan efectos inflamatorios producto del esfuerzo digestivo que provoca un pedazo de carne y un mayor trabajo para el tracto gastrointestinal. Por otro lado, tiene que ver cómo esa inflamación sistémica va generando un efecto negativo a largo plazo más allá de algo visual que se pueda observar, es por los componentes que están involucrados, como la carnitina o la colina, que son alimentos que pueden afectar a nivel intestinal la formación de óxido de trimetilamina, que es un componente relacionado directamente al daño de la salud cardiovascular.”

Además, explica cómo el consumo de carnes y alimentos de origen animal pueden influir de manera negativa en enfermedades crónicas como la diabetes o la hipertensión. “Se ha relacionado fuertemente una dieta sin carnes a la disminución de la presión arterial, por lo que es beneficioso para personas que padecen de hipertensión y para gente que está al límite superior, porque el contenido de potasio que está presente, en verduras principalmente, ayuda a eliminar de manera más fácil el sodio, uno de los contribuyentes del aumento de presión arterial”, afirmó el experto.

En último lugar, mencionó el factor de riesgo planteado por las Naciones Unidas, en el informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que establece relaciones entre las carnes rojas y las procesadas, con algunos tipos de cáncer. “Se ha demostrado que las carnes procesadas tienen relación directa con distintos tipos de cáncer y se ha catalogado por la OMS como carcinógeno tipo 1. Por su parte, las carnes rojas según estudios son potencialmente debido a algunos componentes específicos de la misma”, destacó Humberto Jorquera.

Situación a nivel nacional:

La situación en Chile no es distinta de la del informe de la FAO. El consumo y producción de carne se ha visto disminuido debido a diferentes motivos, tal como en el resto del mundo, y bien lo saben los principales gremios de ganadería del país.

La Asociación Gremial de Productores de Cerdos de Chile (ASPROCER), que cuenta con el 94% de la producción total de cerdos del país, indicó en uno de sus informes que el consumo de carne de cerdo el año pasado significó el 35% de las carnes producidas a nivel nacional y que su consumo llegó a un 2% menos que el año 2018.

Por otro lado, la Federación Nacional de productores de ganado bovino (Fedecarne F. G), que reúne y representa a los productores chilenos de carne bovina, a través de la participación de asociaciones gremiales, sostuvo que: “El sector ha podido sortear la baja en el consumo, liderada por los supermercados y el canal horeca, gracias a la caída en las importaciones, que a junio llegó a 17%”.

Por su parte, la Asociación chilena de Importadores y Comercializadores de Carnes y Productos del Mar A.G (ACHIC), expone un gráfico que muestra cómo el consumo de carne (por kilogramo y de cada tipo de carne) a la fecha de septiembre del año pasado, respecto al mismo del presente año, disminuyó en cada caso, bovinos, porcinos y aves. 

Relación con la pandemia:

Como ya se mencionó, uno de los factores que influyeron en esta reducción del consumo de carne, es la aún vigente pandemia, que deja entrever sus consecuencias en diferentes aspectos. Por ejemplo, la situación laboral y sus adaptaciones a causa de la prevención del coronavirus alrededor del mundo. Estas modificaciones que trajo consigo la pandemia, generaron impacto en varios tipos de industrias, incluida la ganadera. Así lo indicó el medio local Emol: “Mientras tanto, la explosión de las infecciones por coronavirus en los mataderos y las plantas procesadoras –de EE. UU. a Brasil y Alemania– han resaltado el costo de la industria en sus empleados, que manejan trabajos peligrosos por bajos salarios y pocos beneficios”.

Otra cara de los impactos generados por la pandemia, son la del comercio gastronómico y los restaurantes, que, sin duda alguna, generan gran parte del consumo de distintos cortes debido a los servicios que ofrecen. Al no poder funcionar con normalidad un restaurante, se genera un efecto dominó en el que se produce una menor demanda de insumos alimentario,

 entre ellos, todo tipo de carnes, Esto fue afirmado por el experto en agronegocios de Boston Consulting Group Decker Walker: “Si los restaurantes se ven estructuralmente diferentes en el futuro, y la cantidad de ocasiones para comer fuera del hogar se altera permanentemente, entonces creo que es justo decir que puede haber menos consumo de carne“.

En último lugar, hay que tener en cuenta que las cuarentenas han hecho replantearse a la gente cuestionarse varias cosas, tales como sus hábitos alimenticios o su sedentarismo. “Además de las razones logísticas, la pandemia también ha llevado a muchas personas a cuestionar sus hábitos alimenticios. Reportes de las Naciones Unidas sugieren fuertemente que nuevas pandemias, similares a esta, o incluso más serias, podrían volver a ocurrir si no transformamos nuestro sistema alimentario”, explica Diamela Covarrubias, coordinadora de Sinergia Animal en Chile al medio El mostrador.

Por: Joaquín Reynaud.

Dejanos tus comentarios, dinos que quieres leer y creemos una comunidad

Lo bueno se comparte con los que nos interesan

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on google
Google+

BLOG VERDE

Revisa todo nuestro contenido, ofertas, noticias, videos y todo lo relacionado con alimentación saludable.

Acerca del Blog

Sabemos que alimentarnos bien cuesta tiempo y por eso buscamos acercar  las mejores recetas saludables, tips para cocinar más frutas y verduras.

pidenos recetas y las iremos subiendo para que todos tengamos el hábito de comer bien.

Síguenos para vídeos y concursos

Entradas Recientes

Inspiración a un click

Iniciar Sesión

¿No estás registrado?

Regístrate y disfrutarás de una experiencia de compra más rápida.

Beneficios de tener una cuenta

  • Tener acceso exclusivo a ofertas y promociones.
  • Comprar en un click.
  • Revisar tu historial de compras.
  • Guardar y actualizar tus datos o direcciones.